CAMINANDO HACIA LA CIUDAD DE LA ESPERANZA

Escrito por Davis Morante - Director Ejecutivo CENCA

Sorprendentemente para muchos, este 2023 se nos fue muy rápido, pero lo importante es mirar un poco atrás y mirar lo que se ha avanzado. Aunque sabemos que desde la política hay mucho en deuda porque los representantes que elegimos dejan mucho que desear porque no asumen sus responsabilidades de servicio para los cuales fueron elegidos y siempre queda el mal sabor de una mala decisión.

Mientras esto, mucha gente sigue “rompiéndose el lomo” para sacar a sus familias adelante; y de manera especial desde CENCA queremos saludar a LAS MUJERES, porque evidenciamos que ellas son las que desde la cotidianidad y la resiliencia, ellas han asumido roles protagónicos en la comunidad.

Saludamos a la Red de ollas Comunes de Lima Metropolitana, y de manera especial a la Red de Ollas Comunes de San Juan de Lurigancho, quienes han acompañado, desde el inicio de la pandemia, un contexto de hambre y que siguen en pie de lucha, firmes en evidenciar una necesidad y la poca sensibilidad ante el hambre del pueblo.

Saludamos a las Mujeres de la Red de agricultoras de Mariátegui en San Juan de Lurigancho, que han venido asumiendo responsabilidad en referencia a la difusión e implementación de espacios verdes en zonas agrestes y desérticas de laderas; y que ante tantas dificultades no desmayan en intentar en procurar zonas verdes y productivas.

Saludaos a las mujeres de la Red de comunicadoras comunitarias que buscan evidenciar problemáticas sociales, sacarlas de la invisibilidad para hacer el trabajo de incidencia social y política.

Saludamos a las mujeres que se han formado en escuelas como en el ESDEL Y el HABLA MUJER y que hoy vienen asumiendo roles en su comunidad mediante liderazgos dirigenciales o como promotoras en iniciativas como “El rincón del juego” que va dirigido a la infancia que al parecer queda un poco olvidada entre tantos problemas que aquejan en medio de la pobreza.

En fin, saludamos a las mujeres que en diferentes contextos han construido hijos, familias, comunidades, país, y que siguen siendo lamentablemente dejadas de lado y maltratadas.

Si nos preguntan, cuanta gente empuña su esfuerzo para hacer Ciudades de Esperanza, sin duda son las mujeres y no se trata de enaltecer sino de preguntarnos, ¿hasta cuando solo las mujeres van a asumir todo esto? No queremos mujeres maltratadas y queremos también que toda la carga que tienen sobre sus hombros sea compartida.

Seguramente lo que hacemos juntas y juntos es poco, pero desde este espacio seguiremos caminando en la propuesta que nos hemos planteado, que es seguir construyendo esperanza: CIUDADES DE ESPERANZA.

ABRAZAMOS LO VIVIDO EL 2023 Y RECIBIMOS CON ESPERANZA EL 2024.