LAS OLLAS COMUNES Y LAS COCINAS MEJORADAS

Escrito por Juan Carlos Calizaya - Arquitecto CENCA

La pandemia generada por el COVID-19 evidenció las fragilidades del Perú para responder a la atención de emergencia sanitaria y alimentaria de la población. En el ámbito de las laderas de Lima, se sintió más esta precariedad, ya que son poblaciones que ganan al día para subsistir y, si se ordena cuarentena, la crisis se manifestó de muchas formas: sin agua para lavarse las manos, sin habitaciones para aislarse y, sobre todo, sin dinero para alimentarse. Ante ello, a partir del primer trimestre del 2020, CENCA redirigió sus objetivos y contribuyó a apoyar el esfuerzo de las madres que conformaron sus Ollas Comunes en las laderas de San Juan de Lurigancho y en la conformación de la Red de Ollas Comunes de Lima Metropolitana - ROCLM.

Con unidad y esfuerzo de la ROCLM, se ha logrado que el estado asuma su responsabilidad a través de presupuestos anuales y subsidios a gas que las Ollas Comunes deben usar para procesar sus alimentos. Sin embargo, esto les dura menos de una semana; los costos de los alimentos y del gas subieron en la medida que la crisis nacional como la mundial aumentaba, y en los últimos meses, dada la coyuntura política y social. Por lo tanto, urge alternar el gas con otro elemento que no requiera de gasto en efectivo y de fácil consecución. Este es el caso de la leña como elemento para la cocina.

Si bien la leña ya se utiliza en muchas Ollas Comunes de manera muy rústica y con exposición física al fuego y al humo, se requiere de un equipo apropiado cuya tecnología sea más segura, móvil, óptima y sin exposición del humo, lo cual nos ha llevado a desarrollar una cocina mejorada de mayor calidad. Que sea transportable, desmontable y de material resistente al fuego. Que controle la salida del humo, no sea pesada, sea estable para el peso de una olla grande llena. Que tenga un buen tiro de fuego y permita graduar la intensidad del fuego. Se adapte a otros usos como parrilla, horno o olla grande.

Debido a estas consideraciones de diseño, se optó por tener un prototipo de metal y en el camino nos encontramos con un modelo de la empresa MAHEA que nos ayudó a implementar el prototipo y sus partes. Es así que, en noviembre de 2023, se hizo la presentación y entrega a las representantes de 8 ollas comunes, teniendo en cuenta las siguientes partes: una base de metal, un quemador, un captador de humos y chimenea.

Actualmente, las madres usan las cocinas mejoradas para cocinar productos que requieren fuego intenso como las menestras. Mientras tanto, de las ocho Ollas Comunes que cuentan con esta cocina, nos envían sus videos como testimonio de cómo las operan, sobre todo, la satisfacción de poder realizar sus comidas más rápido y economizando en energía.